Compartir

La alianza institucional y la creación de una red de 800 kilómetros en Chile con Telefónica permitirá la transmisión de datos provenientes de los observatorios de la región que estudian y analizan el universo. El acceso a este conocimiento será accesible para astrónomos, científicos y estudiantes y abrirá una puerta a nuevos desarrollos y proyectos en esta área.

El estudio de las estrellas ha atraído a personas desde sus inicios más lejanos. El interés por el significado, origen y relación de los cuerpos celestes con la humanidad ha dado lugar a todo tipo de disertaciones, mitos y creaciones artísticas que han formado parte de la cultura de los últimos milenios. Como era de esperar, sigue siendo uno de los mayores acertijos por resolver.

De hecho, los calendarios más antiguos se asignan Paleolítico superior (40.000-10.000 a.C.) y consistían en secuencias de puntas talladas en huesos y rocas, con una clara alusión al comportamiento del sol y la luna. Miles de años después Vincent Van Gogh Continuó capturando la belleza de las estrellas en pinturas tan inolvidables como Noche estrellada.

El avance de la civilización tuvo consecuencias perjudiciales para las observaciones nocturnas del cielo. La alta contaminación lumínica evita que la gran mayoría de las ciudades del mundo hagan imposible la observación de la Vía Láctea. Por eso los amantes de las estrellas deberían viajar a todos los veranos. lugares más remotos y alejados del ajetreo y el bullicio para poder mirar hacia un cielo limpio y brillante. Montañas, playas y desiertos son los principales oasis de observación cada vez más difícil de disfrutar.

El esfuerzo de la ciencia por lograr imágenes espaciales más claras requiere esto a su vez infraestructuras de última generación. El trabajo de las telecomunicaciones es esencial aquí, y su colaboración con instituciones astronómicas es la hoja de ruta para avanzar en la observación espacial. Por otro lado, el desafío es hacer público todo el material astronómico. La Restricciones de información Siguen siendo un problema importante en muchas partes del mundo. No hay duda sobre eso.

Chile, en el top 10 por crecimiento de fibra óptica

En esta fase, Telefónica, Al lado de Red Universitaria Nacional (REUNA), la Asociación de Universidades para la Investigación Astronómica, CONICYT y el Universidad de La Serena, han dado un paso importante en esa dirección y han dedicado una sección de 800 kilómetros de fibra óptica, hecho posible entre el área metropolitana y la de Coquimbo, para el uso de toda la comunidad científica y académica de Chile.

¿Y cuáles son los efectos de esta iniciativa? Pues bien, los datos obtenidos de los observatorios de la región, que están bajo la administración de la Asociación de Universidades Para el Investigación en Astronomía se transmite a Santiago a través de esta red. Y todo permitirá a astrónomos, científicos y estudiantes acceder a este tipo de información de forma rápida, eficiente y sin restricciones, lo que facilitará mucho su trabajo.

Este proyecto tiene como objetivo ayudar Chile sigue siendo líder tecnológico en astronomía y que, gracias a las condiciones naturales que ofrece el cielo en el norte del país, sigue desarrollando su gran potencial en esta zona. “En estas cuestiones, Chile juega un papel privilegiado: vivimos en uno de los países con mejores cielos para las observaciones astronómicas y nos hemos convertido en una plataforma de investigación tecnológica y científica que ha alcanzado un nivel de desarrollo impredecible”, explica. Roberto Muñoz, Gerente General de Telefónica Chile.

Y eso es todo, según datos del OCDE, Chile está en el top 10 de los países que registran mayor crecimiento mundial en fibra óptica, una tecnología que permite alcanzar el más alto nivel de velocidad y estabilidad en la transferencia de información. “Este crecimiento tiene que tener sentido y no hay mejor manera que poner la mejor tecnología del mundo al servicio de la educación, la ciencia y la investigación”, dice Roberto Muñoz.

Información a 360 terabytes por hora

Por primera vez en un escenario similar, la red de fibra óptica permite que la información se transmita entre ellos a una velocidad 2 y 15 milisegundosy permite el alojamiento y análisis de millones de imágenes rescatadas del universo sin tener que delegar esta tarea a terceros países. Este proyecto también permitirá Escanea todo el cielo visible cada cuatro noches que generan alrededor de 360 terabytes de información por horay cuyos datos también se transfieren desde Chile a otros continentes.

Como se mencionó anteriormente, Telefónica es el socio tecnológico del proyecto para este tramo de la red de fibra óptica un compromiso permanente y firme de cooperación con la ciencia, la educación y el desarrollo del país.

“Chile tiene un rol privilegiado porque es el el mejor cielo del mundo para la observación astronómica y también somos el país que más ha crecido en términos de Penetración de Internet e inclusión digital en la región. Una combinación que hizo posible el desarrollo de la astronomía y, gracias a esta ruta digital de alta velocidad, transfiere más de mil millones de gigabytes al año ”, dice Roberto Muñoz.

Además, el Large Synoptic Survey Telescope llegará en 2022.

Pero no todo está aquí. “Las nuevas generaciones de estudiantes y profesionales chilenos requieren el desarrollo de habilidades propias del nuevo siglo, y qué mejor manera que hacerlo Utilizar el mayor desarrollo de las TIC Fortalecer la cooperación en la comunidad académico-científica y fortalecer las diversas industrias que ya se enfrentan al desafío del big data”, Asegura Paola Arellano, directora general de REUNA.

No cabe duda de que este gran desafío tecnológico será una puerta de entrada para el desarrollo de nuevos proyectos astronómicos en el área de Conquimbo, incluyendo un importante proyecto relacionado con un gran telescopio para mediciones sinópticas Eso generará una gran cantidad de datos cuando se publique 2022, como se planeó.

En definitiva, es sin duda un paso importante en la carrera por estudiar el espacio y hacer llegar toda la información al gran público. La observación de estrellas siempre ha sido una actividad que permitió a la humanidad recrearse a sí misma. y esta vez, es la tecnología la que nos permite seguir disfrutando explorando el cielo.

Roberto Muñoz asegura: “Pensar en trabajar en un observatorio debe verse como un sueño accesible que es una motivación y un desafío para enfrentar el déficit que aún existe en áreas científicas importantes como la robótica o la ciencia de datos. Y todo en un contexto en el que Chile espera tener el 70% de la capacidad de observación astronómica mundial para 2020. “Un desafío excepcional, por supuesto.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here