Alimentación e intoxicaciones alimentarias

19
0
Compartir

El verano nos trae calor y, con él, las bacterias que contaminan nuestros alimentos.

En la época estival tenemos que cambiar nuestros hábitos alimenticios, haciendo caso a nuestro cuerpo, que necesita menos calorías, y aprovechando todo el potencial de las frutas y verduras frescas que nos brinda la naturaleza.

Alimentación e intoxicaciones alimentarias
Alimentación e intoxicaciones alimentarias

Sin embargo, el consumo de productos crudos, la disminución de las medidas de precaución a la hora de cocinarlos y el cambio de hábitos y lugar de estancia durante el verano hacen que las intoxicaciones se disparen.

De hecho, en esta época se producen la gran parte de las 15.000 intoxicaciones por alimento que se registran al año en España.

Precauciones de la OMS…

Si seguimos las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para elaborar, cocinar e ingerir los alimentos, preservarás sus condiciones y una vida saludable.

Limpieza, Alimentos
Limpieza, Alimentos
  • Precaución con los alimentos naturales. Hay que tener especial cuidado con las ensaladas y resto de verduras crudas. Deben mantenerse media hora en agua con lejía (sin perfumar y sin detergentes), a razón de una o dos gotas de lejía por cada litro de agua.
  • Manos limpias. Antes de comer, al cocinar y después de manipular carnes o pescados crudos, hay lavarse las manos. Hay que cubrirse las heridas antes de cocinar.
  • Superficies limpias. Al igual que las manos, las superficies sobre las que manipulamos la comida tienen que estar escrupulosamente limpias.
  • Temperatura adecuada. Para asegurarnos que los gérmenes patógenos han sido eliminados, la temperatura que deben alcanzar los alimentos durante la cocción debe ser al menos de 70ºC.
  • Separar lo crudo de lo cocinado. La comida cocinada se puede contaminar por el más mínimo contacto con la cruda. Ocurre con frecuencia cuando utilizamos los mismos utensilios para cortar la carne cruda y para servirla en la mesa.
  • Aislados y a salvo. Los alimentos cocinados tienen que estar bien guardados, aislados del exterior, y con la refrigeración adecuada, para evitar el contacto con insectos.
  • Consumo rápido. La comida tiene que ser cocinada y ser consumida de inmediato, ya que las altas temperaturas en verano favorecen el crecimiento de los gérmenes.
  • Agua fiable. En cuanto al agua, ante la más mínima duda, es preferible consumirla embotellada o bien hervida previamente, tanto para beber, cocinar o hacer cubitos de hielo.

Vídeo de Alimentación e intoxicaciones alimentarias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here