Compartir

Los científicos de la Universidad de Cambridge están estudiando cómo nuestro cerebro puede aprender de un simple juego de tenis. Su investigación podría permitirnos aprender más rápido.

Rafa Nadal es uno de los mejores deportistas de la historia. Hasta la fecha, ha logrado ganar 14 torneos de Grand Slam y competir con otros grandes tenistas como Pete Sampras (14) y Roger Federer (17). Su éxito es el resultado de un tremendo trabajo y esfuerzo diario. Y cuando nos preguntamos cómo en nuestra vida diaria aprender más rápido, podemos mirar hacia atrás en el tenis y en el entrenamiento y modelo a seguir del deportista español.

¿Cómo podemos desarrollar mejor una habilidad? ¿Podemos aprender varias habilidades al mismo tiempo? Nueva investigación realizada por investigadores de la Universidad de Cambridge y publicada en Biología actualpreguntar Mecanismos cerebrales que gobiernan el aprendizaje.

Rafa Nadal, Final Master Series Monte Carlo 2007.

En los deportes donde juegas con una pelota, como en tenis, se nos “anima a seguir adelante” incluso si no podemos predecir el resultado final después del contacto con el balón. Los movimientos que se realizan después de golpear la pelota no afectan el movimiento de la pelota, pero sí ayudan a maximizar la velocidad y la fuerza del impacto y reducen el riesgo de lesiones.

Según este estudio, los movimientos que realizamos tras golpear la pelota con la raqueta también serían cruciales a nuestro nivel cerebro. En otras palabras, practicar la misma acción con diferentes movimientos (ya que no siempre golpeamos la pelota de la misma manera o cambiamos nuestra postura o nos movemos de la misma manera) ayudaría a que Memoria de procedimiento.

Este tipo de memoria Es responsable de memorizar las habilidades motoras y ejecutivas necesarias para completar una tarea. Este sistema cerebral, crucial en la práctica del deporte y en muchas actividades de nuestra vida diaria, funciona de forma subconsciente. Es decir, si es necesario, se recuperan automáticamente recordatorios de procedimientos para realizarlos mientras se practican movimientos integrados relacionados con las habilidades motoras y ejecutivas.

Imagen | Pixabay

Anteriormente se pensaba que aprender acciones o tareas similares podría interferir con el aprendizaje de nuestro cerebro. Gracias a este nuevo estudio, ahora sabemos que si practicamos una habilidad las veces suficientes, podemos activar la memoria procedimental.

Esto significa que nuestro cerebro podrá archivar y almacenar los recuerdos necesarios asociados con esta capacidad en su “almacén neuronal” especial. Y cuando necesite recuperar esos datos, lo hará. Aunque hacemos acciones muy similares al mismo tiempo, estaremos capaz de reconocer qué habilidades estamos practicando y qué recuerdos necesitamos recordar de nuestras mentes.

Las perturbaciones mencionadas anteriormente son en realidad mucho más débiles de lo que se pensaba. Según los científicos de la Universidad de Cambridge, podemos aprender más rápido si somos capaces de repetir una acción de forma coherente para activar la memoria procedimental. Por ejemplo, al hacer un entrenamiento de golpes en tenis, pensamos que no es tan importante controlar la variabilidad de la raqueta ya que no afecta demasiado a la pelota.

Sin embargo, esta investigación sugiere que controlar y manejar esta variabilidad es clave para nuestro cerebro. La capacidad de lidiar con esta variabilidad también nos ayuda a reducir la velocidad con la que memorizamos esta capacidad.y puede aprender más rápido de esta manera. ¿Quién hubiera pensado que un simple juego de tenis podría ser tan importante en nuestra vida diaria?

Imágenes Dietmaha (Pixabay), Lijian Zhang (Wikimedia), Anais_29 (Pixabay)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here