Compartir

Con la incorporación del BN argentino, ya son 9 países que han incluido sus fondos digitalizados en el BNPI

Cuando se habla con regularidad sobre la educación en el siglo XXI, el enfoque suele centrarse en la programación de la enseñanza y en el uso de métodos novedosos o disruptivos. Por ejemplo, hace unos días, el gobierno finlandés decidió reemplazar las lecciones de escritura caligráfica de su sistema educativo para fomentar la mecanografía. Por otro lado, cada vez más países se están sumando a la tendencia de enseñar a los niños pequeños a codificar como una forma de desarrollar habilidades tempranas que serán cada vez más importantes en las profesiones del futuro.

Ya hemos hablado de muchas de estas tendencias en el La Revista Digital y apoyamos la comunicación de programas como tal Escuelas de talento que incentiva a niños y jóvenes a aprender nuevas tecnologías. Sin embargo, además de las nuevas tecnologías, un componente fundamental de la educación también debe ser el conocimiento de la cultura y el pasado social. Para ello la referencia está en los fondos bibliográficos que se guardan en cada una de las bibliotecas del mundo.

Con el advenimiento de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos, el de las bibliotecas no disminuyó. La digitalización de fondos es casi tan antigua como Internet, lo que la hace accesible a todos con un solo clic. En América Latina el proyecto conjunto se llama Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano (BDPI). También tiene una larga historia y ahora tenemos que celebrar que La Biblioteca Nacional de Argentina aporta sus fondos a este proyecto transnacional.

El BDPI sigue creciendo

Biblioteca Nacional de Argentina

Con la integración de Argentina hay nueve bibliotecas nacionales que participan en este gran proyecto y 222.470 recursos para consulta en línea. Telefónica que jugó un papel fundamental en el desarrollo de este proyecto fue demasiado Claves para la constitución de fondos argentinos.

Esta integración se llevará a cabo poco después de que la Biblioteca Nacional de Argentina haya abierto su portal digital Trapalanda y casi se volcará 6.000 elementos de su patrimonio nacional. Los fondos ya accesibles incluyen documentos esenciales para comprender su formación y desarrollo como nación e incluyen libros, fotos, periódicos, revistas, ex libris, manuscritos y un amplio repertorio de eventos culturales de los últimos 10 años. En cuanto a la tipología, los interesados ​​pueden encontrar bajo Incunables hasta mapas, grabados antiguos, fotografías, obras esenciales de su literatura y documentos audiovisuales.

El proyecto BDPI, como ves, sigue vivo y seguirá creciendo con la aportación de nuevos materiales. La cultura hispana es una de las más ricas del mundo y es importante trabajar para su difusión utilizando nuevas tecnologías, así como para su promoción entre todos los hispanohablantes actuales y futuros.

Imágenes Emiliano; Wikipedia

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here