Compartir

La segunda causa principal de muerte en todo el mundo es el cáncer. Según la OMS, 8,8 millones de personas murieron a causa de esta enfermedad en 2015. Se estima que serán más de 14 millones en 2035.

El 4 de febrero es el Día Mundial contra el Cáncer. Una iniciativa de la Organización Mundial de la Salud, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) y la Unión Internacional Contra el Cáncer (UICC) que apoya la Sensibilización y movilización de la sociedad en la búsqueda del control de esta enfermedad.

Con motivo de esta fecha, el Sociedad Española de Oncología Médica ha revelado uno de los estudios con más participantes españoles hasta la fecha. Los resultados de esta investigación son cruciales. 53% de las personas diagnosticadas con cáncer se curan. En solo diez años, el número ha aumentado en un 10% del 43% al 53%, lo que se debe a la aumento de la esperanza de vida, popularización de tratamientos cada vez más personalizados y detección precoz de la enfermedad. Esto solo puede suceder en sistemas de salud privilegiados que llevan a países con menos recursos a estar a la vanguardia de la mortalidad como causa de esta enfermedad.

Entre los 228.482 casos nuevos de tumores diagnosticados en España, los más frecuentes son el de colon, próstata, pulmón y mama. A pesar de estas cifras positivas, la incidencia de cáncer sigue aumentando de año en año. Lo que recomienda la SEOM: 40% de los casos son evitables. Los factores de riesgo siguen siendo importantes para evitar esta enfermedad. El tabaco, el alcohol, la contaminación, la obesidad o el sedentarismo son las mayores amenazas para la sociedad. Incluso más grande que el factor genético. Solo el 10% de los tumores son hereditarios.

El remedio definitivo

El cáncer es ya la primera causa de muerte entre jóvenes y mayores en España, y su curación es una de las búsquedas médicas más importantes de este siglo. A medida que los tratamientos se vuelven cada vez más efectivos, aún es necesario encontrar una cura absoluta.

Sin embargo, el progreso es lento pero prometedor. Esta semana la revista Medicina científica traslacional ha mostrado un estudio probado en ratas de laboratorio en el que Una vacuna mata el cáncer por completo. No solo en la zona donde se inyecta, sino también en el resto del cuerpo. Esta técnica, realizada en humanos, podría reducir el caos causado por los efectos secundarios de algunas terapias de quimioterapia o radioterapia.

Con esta terapia no sería necesario activar el sistema inmunológico de todo el cuerpo. Dos ingredientes activos (una combinación del activador del sistema inmunológico conocido como CpG y un refuerzo de anticuerpos conocido como Anti-OX40) se aplican específicamente al tumor. Podría funcionar en varios tipos de cáncer y reducir los costos de la terapia.

La detección temprana sigue siendo el mejor diagnóstico por el momento. Sin embargo, los métodos de prevención no deben olvidarse ni subestimarse. Desde la SEOM, los expertos señalan la importancia de una dieta equilibrada que no demonice determinados alimentos. Evitar el exceso de carne procesada, azúcar, sal u otros alimentos es solo una recomendación que se ocupa de hacer ejercicio, controlar las sustancias cancerígenas que pueden manipularse o producirse en el lugar de trabajo, amamantar a los bebés, monitorear el reemplazo Terapia hormonal vacunada contra la hepatitis B y los vínculos del papiloma evitar naturalmente humo de tabaco, consumo de alcohol o exposición al sol.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here