Compartir

Las nuevas tecnologías son una herramienta esencial para motivar a los estudiantes de todos los niveles educativos a aprender.

Tan pronto como Shifu pronunció mi nombre en la pizarra, mi rostro cambió, mis piernas empezaron a temblar y mi mente comenzó a idear el plan para evitar salir a la pizarra. El plan era quedarme donde estaba y fingir que no estaba escuchando, con la esperanza de que se cansara de llamarme y sacar a otro socio. ¿Entonces prolongaría un poco más esta agonía y me preguntaría con cara de sorpresa? La respuesta del profesor solía ser: “Sí, ya no pierdes mi tiempo”. Luego me despedí de mis compañeros: “Compañero, te amo” y me fui al pizarrón. Cada pequeño paso que daba entre el escritorio y el escritorio era una pequeña tortura, mi corazón latía a 200 por minuto. Cuando llegué a la pizarra, realmente no sabía lo que le estaba pasando a mi cuerpo, los ejercicios se borraron del cuaderno, la voz del Maestro era demasiado fuerte y mi cabeza sufrió un pequeño cortocircuito. El siguiente paso fue volver al escritorio, evitar las miradas de mis compañeros y sentirme aún más ridículo. Muchos de ustedes han tenido la experiencia de esta mini-historia que les acabo de contar. Y eso es exactamente lo que nosotros, mi generación y mi generación, aprendimos a través del método de enseñanza unidireccional: el maestro transmitía sus conocimientos mientras los alumnos ejercitaban nuestra memoria. No estábamos acostumbrados a trabajar en grupo, no desarrollamos habilidades sociales ni de comunicación, y nuestra creatividad pasó a un segundo plano. Pero ahora las personas que se sentaron en sus escritorios individuales ingresan al mercado laboral y se enfrentan a una serie de habilidades que no aprendieron en su momento y, por lo tanto, no adquirieron.

El mundo está cambiando y también la educación.

El mundo digital está cambiando la sociedad en la que vivimos, y es en el campo de la educación donde el impacto de la tecnología es mayor. Por tanto, debemos preparar a los jóvenes para trabajos que aún no existen; para que sepan reciclar y pasar de un trabajo a otro; aprender a lidiar con tecnologías que se inventan; y tener la capacidad de interactuar con personas de diferentes culturas y valores. “Educación digital. Fortalecimiento de las competencias y habilidades digitales del XXI. Century ”, publicado por Telefónica en enero de 2016, Debemos empezar a fijarnos una serie de objetivos prioritarios: la organización de nuestros centros educativos, el trabajo en los diferentes ciclos y las competencias que deben adquirir profesores y alumnos. Mantener una educación basada únicamente en la transmisión de información no es una educación para el siglo XXI. Por supuesto, tenemos que mantener la base del aprendizaje, pero las nuevas generaciones tienen que utilizar diferentes formas de trabajar en el aula, para poder extraer conocimientos relevantes de la información que nos rodea, para aprender juntos y desarrollar competencias y nuevas habilidades. Y así el aprendizaje no termina en la unidad final del libro; más bien, es algo que nunca termina. La educación digital debe estar sustentada en una red colaborativa que se enfoque en el alumno y atraiga al centro educativo, padres o tutores, docentes, actores privados y administración pública, entre otros. Todo ello apoyado en métodos educativos que fomentan la creatividad, la iniciativa, la participación y la colaboración.

A veces, el lápiz y el papel no son suficientes para expresar ideas.

Empecemos por las aulas creativas. Son ellos los que pueden adaptarse a los nuevos tiempos. La tecnología puede apoyar el trabajo colaborativo de los estudiantes y contribuir al desarrollo de sus competencias. La intención es que las tecnologías se combinen con nuevos métodos de aprendizaje. presentación, el docente revela el tema en el que los estudiantes deben trabajar. A través de Detección, Los estudiantes deben buscar información sobre el tema en cuestión. Y a traves del Creación, Presentarán sus ideas para aprender mejor el tema. La intercambio insta a la clase a buscar asesoramiento en los temas ofrecidos y a encontrar apoyo o ayuda. Con el crecimiento Se planifican temas y se diseñan acciones para la clase. Y a traves de la interaccion los estudiantes debaten, analizan los temas en grupos y discuten el tema. Esto les permite involucrarse más en la colaboración. El objetivo es seguir apoyando el proceso con nuevas tecnologías.

Nuevo territorio lleno de posibilidades

Los docentes juegan un papel fundamental en el proceso de innovación porque sin ellos sería imposible combinar las TIC con los estudiantes. La forma en que los profesores enseñan cambia en el momento que necesitan para desarrollar sus actividades en un entorno virtual. Lo primero que tenemos que poner sobre la mesa es la necesidad de que los profesores tengan los conocimientos para poder incorporar la tecnología a sus clases. Esto significa que los profesores deben seguir formándose para darles más confianza. En segundo lugar, estos profesores deben asumir la responsabilidad de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje, ya sea dentro del aula o desde otros lugares más flexibles, como las aulas virtuales. Para ello es necesario que el docente participe activamente en el diseño y elaboración de los materiales didácticos y su distribución así como en su actualización y mejora.

Mejorar las habilidades digitales

Uso de las TIC: Este es el primer paso que debemos dar para crear un espacio donde los estudiantes puedan desarrollar sus habilidades y competencias para aprender a utilizar las nuevas tecnologías. El segundo paso sería Habilitar dispositivos, eso significa que, por ejemplo, una tableta en la mesa es parte del aprendizaje del estudiante.

Producción de TIC: Es hora de implementar las TIC en todas las etapas de la educación de los estudiantes y, por lo tanto, de incorporar las habilidades digitales en el currículo escolar.

El alumno, el protagonista

La mayoría de los estudiantes de hoy tienen habilidades en TIC que han adquirido a través del uso diario de estas herramientas. Usan Internet para todo y, por supuesto, para sus deberes. La Generación millennial es multitarea. Sus miembros están acostumbrados a comunicarse a través de mensajes de texto y usar las redes sociales para saber qué sucede a su alrededor. Esto implica otro cambio importante: que el maestro y el libro ya no sean el único medio por el cual los jóvenes obtienen conocimiento. Son los protagonistas de su formación y por tanto tienen mayor libertad en la formación, ya que existen muchas más fuentes de información. Y esto debe estar orientado al aprendizaje permanente. El centro educativo no solo tiene que preparar a sus alumnos para acceder a la información, sino también saber crear conocimiento a partir de ella.

Sin duda, las TIC abren nuevas oportunidades para la innovación y la mejora de los procesos de enseñanza y aprendizaje. Y es algo que la comunidad educativa necesita saber utilizar y generar nuevas experiencias para lograr un mejor desempeño y una mayor atención de los estudiantes. En definitiva, las nuevas tecnologías ofrecen elementos de flexibilidad en los espacios educativos que ofrecen nuevos mecanismos de enseñanza y aprendizaje.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here