Compartir

Un estudio de la Universidad de Harvard apunta a una clase de pesticidas como los principales asesinos de abejas. La intoxicación por neonicotinoides junto con el frío invierno hace que mueran al abandonar inexplicablemente la colmena.

Entre los muchos desafíos y problemas que afectan a la población mundial se encuentra el misteriosa muerte de colmenas enteras En América del Norte y Europa, es quizás uno de los más enigmáticos. O más bien, era desconcertante que un equipo de científicos de la Universidad de Harvard pareciera haber encontrado la clave del asunto.

El problema de Colapso de colonia o CCD (Trastorno de colapso de colonias) ocurrió en América del Norte a principios de la década de 2000. Unos años despues Apicultores europeos y los informes de otras partes del mundo comenzaron a informar que sus colmenas fueron diezmadas por el mismo mal.

Las causas que se consideraron como posibles causas de CCD iban desde problemas bióticos como ácaros, radiación o pesticidas. Ahora, bajo la guía del experto en exposición biológica ambiental Chensheng Lu, el equipo está apuntando directamente a un tipo de pesticida que Neonicotinoidescomo el principal culpable de esta plaga. Los neonicotinoides son pesticidas químicos similares a la nicotina. Fueron creados por Shell con la intención de utilizarlos en la agricultura en la década de 1980, y Bayer los perfeccionó ya en la década de 1990.

Para confirmar que los neonicotinoides son responsables de la CCD, el equipo de Lu hizo probó 18 colmenas y dos pesticidas de esta familia. Algunas de estas colonias se pusieron en contacto Imidacloprid, otros con Clotianidina y un tercer grupo de control no estuvo expuesto a ningún tipo de pesticida.

Con la llegada del invierno, las poblaciones de los tres grupos de colonias comenzaron a disminuir, como es común en las colonias de abejas. Pero cuando llegue enero Las abejas en el grupo de control aumentaron de peso hasta que recuperaron su membresía original, en contraste con los dos grupos afectados por pesticidas.

Según el estudio, se desconoce el efecto exacto del pesticida en las abejas. Todo parece sugerir que está provocando algún tipo de trastorno que está afectando sus funciones neurológicas. Como señala Lu, “hemos demostrado que los neonicotinoides son los principales responsables de la CCD en las colmenas de abejas productoras de miel que estaban sanas antes del inicio del invierno”.

Este estudio, que fue rechazado por el fabricante del plaguicida, confirma otro informe anterior de 2012, que también fue realizado por el equipo de Lu y ya apuntaba a esta clase de plaguicida como responsable del CCD.

El CCD hace que las abejas abandonen la colmena en invierno. Sin la protección de sus panales y el calor del resto de las abejas, mueren rápidamente. La pérdida de colmenas enteras, especialmente desde 2006, ha supuesto un duro golpe económico para los apicultores de América del Norte y Europa. El problema nos afecta a todos, ya que un tercio de las plantas del mundo necesitan ser polinizadas.

Debido a las preguntas sobre la CCD, se iniciaron varias iniciativas para encontrar una solución. Hace unos meses, en Think Big, os contamos sobre una iniciativa en Tasmania para poner patatas fritas en las abejas de las colmenas para averiguar por qué faltaban.

Por otro lado, varias iniciativas recientemente buscando uno posible alternativa a la creación de abejas robóticas en un momento pudieron entregar el trabajo de polinizadores indispensables. Con suerte, estas abejas robot nunca serán necesarias y las abejas de todo el mundo se recuperarán pronto.

Imágenes: Jack Wolf /. io9 /. Staflo

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here