Compartir

Un equipo de científicos de Japón ha desarrollado un sensor portátil para medir la frecuencia cardíaca, que funciona con energía solar.

La creciente adopción de dispositivos portátiles puede tener un impacto significativo en la atención médica. Este tipo de electrónica, que usamos en nuestras muñecas e incluso en nuestra ropa, tienen suficiente tecnología para registrar parámetros biomédicos. Y ese es el primer paso hacia eso Monitorear nuestra condición física.

El terreno aún no se ha definido, al igual que la metodología a la hora de actuar. La introducción de tecnologías es más rápida que en los hospitales y profesionales de la salud. Aunque estos y aquéllos ya están pensando en cómo se pueden enriquecer las historias clínicas con los datos que ofrecen estos wearables.

Sin embargo, la tecnología aún no está lo suficientemente madura. Los dispositivos comerciales no son tan precisos como lo requiere el campo médico. Y también tienen un factor que las invalida como herramienta de grabación constante. El reloj inteligente o la banda inteligente se quitan de la muñeca para cargar. A) si La información no tiene continuidad completa.

El trabajo de un equipo de investigadores japoneses del Centro Riken de Ciencias de la Materia Emergente tiene como objetivo resolver este problema. De ahi vino un nuevo sensor portátil para medir la frecuencia cardíaca, el funciona con energía solar.

Es un dispositivo ultraflexible y sumergible, similar a un tatuaje en relieve. Integra un biosensor electrónico y un pequeño panel fotovoltaico de solo 10 nanómetros de ancho. La tecnología proviene de una celda fotovoltaica que los propios investigadores desarrollaron para su uso en ropa.

Retire los cables

La obsesión de este científico era deshacerse de los cables. El panel solar ofrece la posibilidad de suministrar energía de forma continua con la ayuda de una pequeña batería sin tener que cargar el dispositivo conectándolo a una fuente de alimentación.

El panel puede convertir hasta el 10,5% de la energía en electricidad recibe en forma de luz. Una eficiencia que se adapta bien a los requisitos energéticos del biosensor, que requiere menos de un voltio para funcionar.

Este sensor portátil, que mide la frecuencia cardíaca y factores similares, puede ayudar a identificar problemas de salud en las personas. Haga esto antes de ir al médico. Es decir, sería una primera llamada de alarma sabiendo que algo no va tan bien como debería. En los hospitales, la ropa de los pacientes se puede utilizar para controlar su recuperación.

Imágenes: TheBetterDay, Centro Riken de Ciencias de la Materia Emergente

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here