Compartir

¿Los drones llegarán alguna vez a Marte? ¿Qué desafíos tienes que dominar? Este proyecto de la NASA está trabajando en un prototipo que podría ayudarnos a comprender mejor el planeta rojo.

La Drones no tienen limites. Últimamente los hemos visto mostrarnos aspectos desconocidos de la naturaleza, controlar e inspeccionar aviones EasyJet, o incluso buscar víctimas de la Segunda Guerra Mundial. Parece que sus usos no tienen fin. ¿Sin limites?

La NASA quiere llevar los drones más allá de nuestra imaginación y traspasar los límites al mundo exterior. Con este objetivo en mente, los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro están estudiando cómo llevar un vehículo aéreo no tripulado a Marte. La idea es simple: dada la complejidad de estudiar la superficie del Planeta Rojo por rovers como Curiosity, podríamos usar drones para obtener una comprensión más profunda de Marte.

El desafío de la gravedad y la atmósfera de Marte

Sin embargo, el objetivo es ambicioso. Los investigadores están trabajando actualmente en el primer prototipo del Helicóptero de marteque se acoplaría en futuras misiones al planeta vecino. Las hipótesis más optimistas asumen que pasarán años antes de que este tipo de vehículos llegue a Marte, ya que la iniciativa espacial aún no ha sido aprobada por la NASA. Si pudiéramos conseguir que un dron llegara al planeta, podríamos controlar el trabajo de los robots con mayor precisión.

¿Qué necesitamos para hacer realidad los drones en Marte? El primer gran desafío es la gravedad.. Marte tiene menos gravedad que la Tierra, pero su atmósfera también es mucho más delgada. El funcionamiento de los vehículos debe superar estos obstáculos a medida que sus palas giran para montar e impulsar el dron.

Las propiedades de la atmósfera de Marte conducen a una menor densidad, por lo que el vuelo de los drones también debe ser diferente. En particular, se requiere una masa baja del vehículo para que funcione correctamente.

También debemos comprobar que su vuelo sea autónomo para que pueda permanecer estable en el aire. Por último, pero no menos importante, el dron debe ser Aterriza y despega continuamente y sobrevive a las duras condiciones de Marte.. Por lo tanto, tienen que construir un sistema de aterrizaje que pueda soportar tantos aterrizajes repetidos porque esta parte de la misión es siempre la más complicada (la NASA llama a esto “los 7 minutos del terror”).

Primeros resultados

Los primeros estudios con prototipos de la NASA mostraron que las palas de su rotor deben girar a 2.400 revoluciones por minuto para poder volar a Marte. El sistema que están evaluando en el Laboratorio de Propulsión a Chorro tendría una capacidad de 2 a 3 minutos de vuelo por día (explorar medio kilómetro de superficie). Además, habría un pequeño panel solar que distribuye suficiente energía para este corto tiempo.

Con esto, la NASA se suma al proyecto cuentagotas StarTiger de la Agencia Espacial Europea, que tiene objetivos similares. Ambas iniciativas están trabajando para superar los desafíos con el objetivo de asegurar que alguna vez veremos aviones no tripulados volando en Marte.

Imágenes NASA / JPL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here