Compartir
Alexis / Pixabay

Hace unos días leíamos una noticia sobre los agentes de la policía local que exigían la jubilación anticipada, como ya tienen los policías nacionales y la Guardia Civil.

El motivo: el estrés laboral que supone su puesto de trabajo, caracterizado por una rígida disciplina y el enfrentarse a presiones cada día. Acudían a un dato triste, pero objetivo: la alta tasa de suicidios que se da en estos cuerpos.

Sin embargo, no hay que irse a estos ejemplos más extremos para encontrarnos con el estrés laboral.

Suicidio
Suicidio

En casi cada puesto de trabajo podemos encontrarnos con una demanda laboral excesiva, frente a los recursos que el individuo tiene para afrontarlas, que provoca en quien lo sufre reacciones físicas y psicológicas.

Llama la atención que, aunque 40 millones de europeos lo padezcan y sea la segunda causa de baja laboral, el estrés laboral siga siendo el gran desconocido.

Quizás por tratarse de un problema que tiene efectos psicológicos y ya sabemos que aún existen reticencias para tratar y afrontar este tipo de trastornos.

Aún más curioso resulta si tenemos en cuenta que en la prevención tenemos la mejor arma para acabar con él en los centros de trabajo.

Productividad vs. carga laboral

Productividad
Productividad

Como decíamos, la prevención es la mejor aliada contra el estrés laboral. Y, sin duda alguna, lo que se invierte en prevención es ínfimo comparado con lo que se gana en productividad.

Es decir, prevenir el estrés laboral es también un beneficio económico. Es lo que tienen que entender los empresarios para ponerse manos a la obra.

Una adecuada definición de cada puesto de trabajo, con la carga laboral apropiada, una mejor comunicación dentro de la organización, un rol acorde con las características de cada persona, el diseño de los puestos de trabajo teniendo en cuenta las cuestiones medioambientales y de salud…

Todo ello conllevará un aumento de la productividad. Está demostrado que es más productivo y rentable promocionar un trabajo de calidad que uno abusivo.

Un trabajador rendirá más en su puesto si se sigue la ya famosa regla del ocho: 8 horas de trabajo, 8 horas de descanso y 8 horas dedicadas al ocio y a actividades personales.

Vídeo estrés laboral.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here