Compartir

El estatus legal de los robots fue revelado en Europa antes de la Directiva de Robótica e Inteligencia Artificial como fuente de debate y controversia. La polémica se puede encontrar en una frase que contiene un informe del Parlamento Europeo que busca garantizar que los robots puedan aprender de una “personalidad electrónica” por sí mismos.

La creciente expansión de la inteligencia artificial incluye muchos cambios. Uno de los más importantes que ya han visto las instituciones europeas es el de carácter legal. Si hay robots cada vez más sofisticados, si los sistemas son capaces de aprender por sí mismos, si son cada vez más autónomos, puede ser el momento de desarrollar más el concepto de máquina.

Hasta ahora una máquina seguía siendo un producto fabricado por un fabricante. Es cierto que podría tener un software para controlarlo y que no podría haber sido desarrollado por el mismo fabricante. Sin embargo, el posicionamiento de una máquina industrial, un automóvil o una computadora estaba claro.

Sin embargo, la introducción de la inteligencia artificial significa que algunas máquinas pueden tomar decisiones de forma autónoma. En el futuro estas acciones es probable que se realicen sin la supervisión de un supervisor humano. Además, estos sistemas ahora pueden aprender por sí mismos. El aprendizaje automático y el aprendizaje profundo son tecnologías populares que se pueden entrenar y mejorar con el tiempo.

Estos dos aspectos contribuyen a esto un salto significativo en la autonomía en comparación con lo que han hecho las máquinas hasta ahora. Y ambos componentes que se aplican a la robótica, cada vez más capaces de realizar nuevas tareas, han creado un dilema entre los expertos. ¿Los robots deberían ser reconocidos como una entidad legal?

La Comisión Europea prepara un Directiva sobre robótica e inteligencia artificial Qué ha recibido fuertes críticas. La controversia se puede encontrar en una expresión que contiene un informe del Parlamento Europeo. Habla de Garantizar a los robots que pueden aprender ellos mismos una “personalidad electrónica”..

Esta terminología resumiría todo el estado legal de los robots. Y es, el reconocimiento de una “personalidad electrónica” implica el reconocimiento de una individualidad y en consecuencia una responsabilidad legal. Sin embargo, en una carta dirigida al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, más de 200 expertos de 14 países europeos se pronunciaron en contra de esta medida.

El estatus legal de los robots formulados de esta manera significaría que podrían ser considerados individualmente responsables de los daños causados ​​por un robot autónomo. Básicamente sería Equiparar a los robots autónomos con la personalidad jurídica que también tienen las empresas. Pueden ser considerados responsables si causan daños o errores como resultado de su trabajo.

Los expertos en inteligencia artificial, por su parte, insisten en esta fórmula de personalidad electrónica eliminaría la responsabilidad de los fabricantes. Señalan que esta personalidad jurídica no tiene nada que ver con garantizar derechos, sino con gestionar obligaciones.

Imágenes: Ryan Somma, Mikecogh

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here