Las mascotas son buenas para nosotros

Índice de Contenidos

De: Dra. Jack Stephens 26/4/2006

Cómo te sientes puede verse afectado por la forma en que interactúas con tu mascota. El simple hecho de estar con su mascota puede tener beneficios positivos para la salud porque afecta su química interna de formas que desconocíamos hasta hace poco. Sin embargo, en los últimos años se han medido varios indicadores químicos en nuestro cuerpo antes y después de interactuar con un perro. Anteriormente hablé de uno de estos, la oxitocina, pero hay más de los que hablaré con regularidad, a saber, el cortisol (hormona del estrés), la prolactina (hormona del vínculo), la endorfina (hormona del calor o alta), la feniletilamina (hormona de la atención), la dopamina y la epinefrina. (transmisor nervioso). ) y serotonina (hormona de la depresión). Todos estos químicos naturales en nuestros cuerpos se ven afectados positivamente cuando interactúas con tu mascota.

Como amantes de los animales, sabemos que las mascotas son buenas para nosotros porque experimentamos un mayor bienestar cuando estamos con nuestras mascotas. Tenemos muchas ganas de volver a casa y estar con nuestras mascotas. Como humanos, buscamos la aceptación, el amor incondicional, la comprensión y el compañerismo acrítico que, en el mejor de los casos, es efímero de otros humanos en nuestra sociedad moderna y compleja. Sin embargo, hemos recibido todos estos beneficios y más de nuestras mascotas. Las mascotas pueden convertirse en un refugio seguro que nos permita eliminar todas las sustancias químicas negativas que se acumulan en nuestros cuerpos a partir de las tareas diarias de la vida, como pagar facturas, viajar al trabajo, trabajar y manejar interacciones humanas complejas. Como usted y yo entenderemos, nuestras mascotas nos ayudan a restablecer el equilibrio químico natural y evitar desequilibrios crónicos que pueden afectar negativamente nuestra salud y bienestar. La forma en que nos sentimos acerca de nuestras mascotas tiene una base fisiológica que actualmente se conoce como el vínculo humano-mascota.

CORTISOL El cortisol es la «hormona del estrés» en nuestro cuerpo. Desde hace tiempo se sabe que cuando estás estresado, tu cuerpo produce una hormona llamada cortisol. El cortisol permite que el cuerpo responda inmediatamente a una situación que pone en peligro la vida, permitiéndonos reaccionar lo suficientemente rápido para evitar el peligro de lucha o huida. En nuestros primeros días, necesitábamos ser capaces de reaccionar ante el peligro sin pensarlo mucho. Esta es nuestra defensa natural que nos pone en un estado conocido como síndrome de «lucha o huida», que permite que nuestro cuerpo responda casi instantáneamente a cualquier peligro percibido o real. Sin este mecanismo de respuesta rápida, no habríamos sobrevivido como especie. El cortisol tiene otras funciones que tienen efectos beneficiosos sobre nosotros en pequeñas cantidades que son necesarias para que nuestro metabolismo funcione, como por ejemplo: B. la liberación de glucosa para alimentar nuestro cuerpo. En cantidades prolongadas, el cortisol puede tener efectos negativos en nuestra salud.

El estrés prolongado, como el que soportamos en nuestra cultura acelerada, puede hacer que los niveles de cortisol sean constantemente altos, en lugar de aumentar durante una crisis y luego volver a los niveles normales. El efecto deseado de preparar nuestro cuerpo para reaccionar demasiado rápido tiene el efecto contrario de dañar nuestro cuerpo si los picos de cortisol no vuelven a los niveles normales. Interactuar con mascotas reduce los niveles de cortisol, casi como una señal de «todo despejado» para calmarnos. Las mediciones de los niveles de cortisol en nuestro torrente sanguíneo disminuyen cuando acariciamos o acariciamos tranquilamente a un perro. Aunque las mediciones de química sanguínea solo se han realizado en humanos que interactúan con perros, existe otra evidencia sólida de que se presentarían resultados positivos similares en cualquier animal o mascota. Montar un toro o enfrentarse a un animal enojado de cualquier tipo sin duda tendría el efecto contrario de elevar nuestros niveles de cortisol, pero solo hasta que el episodio o la caspa terminaran. Entonces el nivel de cortisol caería rápidamente.

Las personas bajo estrés crónico con niveles persistentemente altos de cortisol se vuelven inmunodeficientes. Nuestro sistema inmunológico está debilitado y por lo tanto susceptible a las infecciones. Un dato interesante es que a diferencia de nuestras mascotas, que reducen nuestros niveles de cortisol, nuestro cónyuge eleva nuestros niveles de cortisol. Esto puede deberse a que como seres humanos tenemos relaciones complejas que requieren más esfuerzo y diplomacia para ser aceptadas. Siempre somos más vulnerables con los más cercanos a nosotros, de quienes esperamos y exigimos más.

«La razón por la que un perro tiene tantos amigos es porque mueve la cola en lugar de la lengua.» Anónimo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.