Compartir

Las tecnologías cambian los hábitos, incluida la forma en que nos comunicamos. Presentamos una serie de datos que confirman nuestro desarrollo

Si miras hacia atrás y tratas de establecer paralelismos entre la sociedad del recién nacido en 2015 y la de hace un cuarto de siglo, seguramente no encontrarás mucho en común. Como era de esperar, la situación política ha cambiado notablemente (de un mundo polarizado con la URSS y Estados Unidos como sus principales competidores, a un mundo donde el terrorismo islámico es noticia en todo el mundo) y los hábitos de consumo y ocio han cambiado por completo. La forma de comunicarnos también ha sufrido este cambio, en el que la digitalización y la movilidad han contribuido mucho.

Nuestra comunicación interpersonal (es decir, la forma en que hablamos e interactuamos con nuestros seres queridos) parece estar dejando cada vez más el blanco y negro que representan las llamadas de voz (Ya no hablamos de la red fija, sino del propio celular) para dar paso al color brillante de las aplicaciones de mensajería instantánea y las redes sociales.

No en vano, y según el estudio sobre la sociedad de la información presentado por Telefónica hace unas semanas, la mensajería instantánea (WhatsApp, Line, Skype …) ya está siendo utilizada por el 78% de las personas con teléfonos celulareslo que significa que este tipo de aplicaciones han ganado aceptación 206% en solo dos años. Si se tiene en cuenta que la proporción de españoles que realizan llamadas habituales desde el móvil (82%) es prácticamente igual de alta, se aprecia una clara inversión de tendencia en esta dirección. observar comunicación escrita en tiempo real a expensas de fórmulas más clásicas y hasta ahora indiscutibles como esa Llamadas o SMS.

Este cambio radical en la forma en que nos comunicamos también se refleja en el aumento en el número de personas que se conectan a Internet de forma regular: más de 26 millones de españoles acceden habitualmente a Internet, de los cuales 21,4 millones lo hacen a través de sus smartphones y tablets (área en la que España es líder, con un 80% de teléfonos móviles inteligentes). Son nada más y nada menos que cuatro millones de personas más en solo un año, lo que es un gran ejemplo de cómo los dispositivos móviles están cambiando completamente la forma en que nos comunicamos con familiares y amigos, ahora masiva, instantánea y ubicua. De hecho, el 80% de ellos ya están conectados a Internet a diario, están conectados permanentemente a Internet, 10,5 puntos más que en 2013, fenómeno que está siendo provocado por la introducción de herramientas de mensajería y redes sociales.

Imagen: Pixabay

Las personas mayores también se están lanzando a la comunicación digital

Este cambio de paradigma no es solo, como podría pensarse, típico de la generación más joven. Y es para que, siempre según los datos de este informe, que la mitad de las personas mayores de entre 55 y 64 años ya son usuarios intensivos que acceden a Internet a diario. Si se tiene en cuenta que esta diferencia generacional aún era infinitamente mayor hace cinco años y solo el 25% de los mayores de nuestro país utilizaba Internet, podemos ver cómo ellos también se están sumando a la tendencia hacia la digitalización. Solo en el último año, la proporción de las personas mayores que estaban conectadas permanentemente a Internet aumentaron en 8,6 puntos Porcentaje, el grupo de edad de más rápido crecimiento.

Cambios también en la forma en que nos felicitamos por el Año Nuevo.

El paso de las llamadas a la mensajería instantánea no solo se impone en el día a día, sino también como fórmula prescrita de felicitación en fechas tan importantes como la Navidad, donde la tradición del contacto por voz se ha mantenido como la opción por excelencia.

Así lo refleja un estudio de la empresa de investigación IPSOS en colaboración con Tuenti Móvil, según el cual el El 75% de los españoles de entre 16 y 35 años ha felicitado las vacaciones a través de charlas, con imágenes, emoticonos, frases inspiradoras o propósitos de Año Nuevo. Esta mayoría absoluta contrasta con el 12% que dice seguir enviando postales y el 2% que sigue utilizando SMS. También es de destacar que el 8% admitió que no les había felicitado por Navidad.

Como comparación, solo el 68% felicitó a estas fiestas por teléfonoaunque la mitad de ellos solo lo hizo con padres, hermanos o familiares cercanos, mientras que la mensajería instantánea se dejó para el resto de contactos. Curiosamente, un El 8,5% dijo que solo llamaron a sus abuelos, “porque si les envías un mensaje, nunca lo leerán”.

Del total de mensajes deseando un Feliz Año Nuevo antes, el 34% se enviaron en chats grupales, frente al 22% que envió “gifs” (animaciones) a sus contactos o el 19% que optó por los “memes” (imágenes humorísticas y parodias) decididos. . Sin duda, toda una revolución contra el clásico villancico o la postal navideña llena de árboles nevados y hombres regordetes de rojo que traían regalos del Polo Norte.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here