Compartir

El complejo sistema de micro-surcos estructurado creado por láser transforma la superficie de metal en una superficie completamente repelente al agua

Los últimos avances en nanotecnología han permitido desarrollar sustancias capaces de propiedades superhidrofóbicas sobre cualquier superficie para repeler líquidos como el agua u otras sustancias de mayor viscosidad como el aceite gracias a la película de aire creada por su nanoestructura. Estos tratamientos superficiales tienen interesantes aplicaciones industriales para reducir la resistencia a la abrasión y aumentar la vida útil de las máquinas. En cambio, un equipo de investigadores estadounidenses fue aún más lejos y desarrolló un metal superhidrofóbico cuya superficie repele el agua por completo.

El resultado del científico, publicado en la revista Revista de física aplicada, no solo le da al material un comportamiento hidrofóbico, sino que también lo hace posible autolimpieza su superficie a través de la acción de Tensión superficial del agua cuando entra en contacto con el sólido, creando un efecto de arrastre para las partículas de polvo adheridas justo antes de que reboten y caigan.

Nanoestructura de superficie

El intento de producir materiales repelentes de líquidos sin tener que recurrir a la última tecnología de recubrimiento ha surgido en una técnica novedosa que transforma por completo la forma de la propia superficie metálica en una estructura compleja, que por Ser. De ahí el secreto de la metal superhidrofóbico no radica en la composición química del material, sino en una capa superficial de Microranuras cubierto con nanoestructuras complejas generado por los rápidos pulsos de un rayo láser en su superficie.

Esta técnica desarrollada por el investigador Chunlei Guo y su equipo, requiere el registro de microsurcos paralelos en forma de ranuras en la superficie de un metal espaciadas por 0,1 mm, con un potente láser capaz de Muñecas por solo unos pocos Cuatrillones de segundos. Gracias a esta aplicación, casi cualquier metal podría adoptar un comportamiento superhidrofóbico con interesantes aplicaciones tecnológicas e industriales.

Cualquier material sometido a la técnica Guo imposibilita que su superficie se moje, ya que la cámara de aire es creada por la compleja estructura de escamas microscópicas en su superficie cuando entra en contacto con el aire.

Aunque esta tecnología se encuentra en fase experimental, promete interesantes aplicaciones en la fabricación de dispositivos, carrocerías o fuselajes de aviones, donde el sello y limpieza polvo Ö residuos adheridos en su superficie es parte fundamental de su mantenimiento y lucha contra la corrosión.

Uno de los retos que tiene que afrontar esta tecnología, sin embargo, es precisamente el más rentable Costos de producción y la necesidad de simplificar el proceso de conversión de superficies metálicas para convertirlo en un proceso industrial rentable y eficiente.

Imágenes vía BBC y pixabay

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here