Compartir

La Agencia Espacial Europea está probando la resistencia de microorganismos y líquenes de la Antártida, Gredos y los Alpes a las condiciones de Marte en la ISS.

En 2016 el NASA publicará los resultados esperados de la investigación Estudiar gemelos. En él, la agencia estadounidense pretende determinar los efectos de un viaje a bordo de la Estación Espacial Internacional y el estado de salud de Scott Kelly (Astronauta de la ISS) con el de Mark Kelly, su hermano gemelo que permanece en la tierra.

Con esta investigación, la NASA quiere saber cómo nos afectan las condiciones de vida fuera de la tierra. La falta de gravedad, radiación y otros factores pueden afectar la supervivencia de los seres vivos en cualquier lugar que no sea nuestro planeta. Para este tipo de trabajos, los científicos no solo estudian a los humanos, sino que también es muy importante saber qué les sucede a otros organismos vivos.

Conocido como Microorganismos extremófilos son bacterias y hongos que resisten temperaturas muy bajas o muy altas, alta salinidad, sequía o un pH fuera del rango normal. Durante décadas, la investigación ha estado investigando qué “armas” tienen estos microbios para vivir en estas condiciones extremas. El último gran estudio de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha demostrado que los hongos de la Antártida pueden sobrevivir a bordo de la ISS.

Los organismos fueron recolectados en la zona denominada “Valles Secos de McMurdo”, región considerada análoga a la de. aplica Marte, porque es extremadamente seco y hostil a la vida, con vientos que “destruyen” las capas de hielo y nieve. En particular, los investigadores tomaron muestras de dos tipos de hongos (Cryomyces antarcticus y Cryomyces minteri) que pueden vivir entre las grietas allí. Luego, pusieron a las criaturas en un plato pequeño llamado EXPOSE-E para enviarlas a la Estación Espacial Internacional durante un año y medio.

Allí los cosmonautas los expusieron a la radiación ultravioleta que recibirían en Marte, además de una atmósfera con 95% de CO2, 1.6% de argón, 0.15% de oxígeno, 2.7% de nitrógeno y 370 ppm de H2O; y una presión de 1.000 pascales. Condiciones extremas ante las cuales sorprendentemente El 60% de las células lograron sobrevivir y mantener estable su ADN. De acuerdo con la Agencia SINC, los resultados permiten una contribución a la “evaluación de la supervivencia y la estabilidad a largo plazo de microorganismos y bioindicadores en la superficie de Marte” y ayudan en la búsqueda de vida en el planeta rojo.

Como parte del experimento LIFE, los investigadores también comprobaron la resistencia de dos especies de líquenes (Rhizocarpon Geographicum y Xanthoria elegans) recolectados en la Sierra de Gredos y los Alpes. También en este segundo caso se encontró que el 35% de las células permanecían intactas. Conclusiones que vuelven a demostrar la resiliencia de estos organismos vivos y que pueden ayudarnos a ambos Búsqueda de vida extraterrestre como soñar con una hipotética colonia humana fuera de la tierra.

Imágenes Beatriz (Wikimedia), Arnstein Rønning (Wikimedia), Pato tigre (Wikimedia)

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here