Compartir

La duración de 2015 será un poco extraña. El 30 de junio, los relojes serán las 11:59:60 p.m. Agregar ese segundo extra, también conocido como “segundo intercalar”, puede tener efectos devastadores en Internet.

Hemos comenzado un año que promete ser espectacular en cuanto a tendencias tecnológicas y avances científicos. No solo porque veremos nuevos dispositivos en la familia de los wearables, sino también porque se están lanzando grandes iniciativas de investigación como el CERN o el proyecto New Horizons. Pero si algo extraño nos espera en estos doce meses es sin duda este Duración 2015.

Si hacemos un cálculo rápido comprobaremos un año no bisiesto tiene 31,536,000 segundos. Sin embargo, 2015 será un poco más especial: llevará un segundo más. El motivo radica en la decisión del Servicio internacional para sistemas de referencia y rotación de la tierra (IERS), perteneciente al Observatorio de París, que ha considerado oportuno añadir un segundo más a las manecillas del 30 de junio de 2015. Excepcional y exclusivamente, los relojes mostrarán las 23:59:60 en esta fecha.

La segunda adición se llama técnica ‘Segundo salto’, y se puede ingresar dentro de la hora UTC en los meses de junio o diciembre. ¿Por qué en 2015? La razón es comparar el reloj atómico con el tiempo de rotación de la Tierra. En otras palabras, el planeta Tierra ralentiza imperceptiblemente su rotación debido a la interacción gravitacional con la luna.

Dado que los relojes atómicos son extremadamente precisos, debemos agregar ese “segundo intercalar” de vez en cuando para lograr un ajuste perfecto. La primera vez que tuvimos que agregar un segundo extra en el año fue en 1975. Desde entonces, los humanos han intervenido 25 veces para ajustar periódicamente los relojes atómicos a la rotación de la Tierra.

Se podría pensar que la peculiar duración de 2015 tendría muy poco interés mediático. Sin embargo, la afirmación es incorrecta. Y es que en la última década ha aparecido en nuestra vida cotidiana un actor fundamental que resulta afectado por esta segunda adición: Internet.

¿Recuerdas el “efecto 2000”? Muchas empresas de tecnología como cuadrado, LinkedIn, Reddit Ö Aullido, tuvo varios problemas logísticos la última vez que agregamos un segundo a nuestros relojes en 2012. Por tanto, la duración de 2015 vuelve a provocar que las empresas teman los posibles efectos indeseables del segundo intercalar. Y es que con la llegada de los ordenadores e Internet, medir el tiempo con precisión es una cuestión obligatoria.

Los sistemas informáticos se basan en Protocolos NTP para sincronizar sus relojes. Sin embargo, agregar este segundo siempre causa problemas en algunos servidores. Por eso las empresas son como Google utilizan diferentes estrategias para adaptarse a los nuevos horarios.

La técnica conocida como difamación se basa en alargar los segundos previos, anidando imperceptiblemente milisegundos para que los ordenadores no noten el segundo intercalar añadido. En cierto modo, es otra forma de ajustar el nuevo término de 2015 para evitar el tiempo de inactividad de la computadora.

Los dolores de cabeza tecnológicos a lo largo de 2015 provocaron que Reino Unido Lanzar una consulta pública para ofrecer alternativas al segundo extra. Incluso si todavía no hay una respuesta final, el problema de los horarios es controvertido. ¿La solución? Quizás en el futuro tendremos que seguir una doble hoja de ruta y diferenciar la tecnología con la que nos utilizamos.

Imágenes Pixabay, Pixabay II, 3Noticias

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here