Protege a tu perro del frío

Índice de Contenidos

Se acerca el invierno y con él llega el frío (¡el de verdad!).

¡Esta temporada puede ser un desafío no solo para ti sino también para tu perro! Por eso nos gustaría darte algunos valiosos consejos con los que puedes proteger a tu amigo de cuatro patas del frío y las heladas.

Cómo proteger a tu perro en invierno:

Cuidado con la lluvia, la nieve y los charcos

Si tu perro coge agua o nieve, cuando juega en charcos, cuando aterriza en un lago o en el mar, recuerda secarle con una toalla seca lo antes posible (presta especial atención al cuerpo y los dedos de las patas). Los cambios repentinos de temperatura podrían enfermarlo. Recuerda también no bañar a tu perro con demasiada frecuencia en invierno.

Alimenta a tu perro correctamente

Al igual que tú, tu perro quema más calorías en invierno. Una nutrición adecuada le ayudará en esta delicada estación.

Cepíllalo con frecuencia y asegúrate de que pueda encontrar un lugar cálido y seguro para refugiarse cuando lo necesite.

Cepilla a tu perro con frecuencia para estimular la circulación y brindar protección adicional contra el frío. Además, asegúrese de que el animal siempre tenga disponible un «santuario» cálido y acogedor, como una cama. B. Una perrera con mantas o suéteres viejos en un rincón cálido de la casa. Si el bebedero de tu perro suele estar en el exterior, te recomendamos llevarlo dentro o cambiar el agua muy a menudo y utilizar un bebedero de plástico.

Tenga especial cuidado si su perro es mayor o está enfermo.

Es importante estar siempre pendiente del frío, pero más aún cuando los perros están viejos o enfermos. El frío en realidad podría ser fatal para sus cuerpos ya débiles.

Viste a tu perro si es necesario

Hay razas que sufren mucho más el frío que otras, como el galgo o el yorkshire terrier. Si tu perro es de una de estas razas, te recomendamos comprarle un abrigo.

Protege a tu perro de la nieve

Si a tu perro le gusta jugar en la nieve, recuerda no dejarlo mucho tiempo al aire libre y secarlo lo antes posible. Si a tu perro le encanta comerlo, vigílalo y evita excederte; El exceso de nieve puede causar problemas intestinales.

No deje objetos eléctricos desatendidos.

Tenga cuidado donde deja calentadores portátiles y otros pequeños electrodomésticos como almohadillas térmicas. Si el perro muerde los cables eléctricos, podría recibir una descarga eléctrica.

¿Cómo proteges a tu perro del frío? ¿Tienes algún otro consejo para compartir con la comunidad de La Revista Digital? Háganos saber en los comentarios a continuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.