¿Pueden los perros comer fresas?

Índice de Contenidos

Las fresas son una fruta de verano popular y un alimento básico en climas cálidos. A medida que incorpora más fruta fresca en su dieta este verano, probablemente se esté preguntando si está bien darle a su perro algunas fresas de su plato. Esta es una buena pregunta ya que usted y su perro tienen diferentes sistemas y necesidades dietéticas. Siga leyendo para saber si sus perros pueden comer fresas y si son seguras para su perro.

Entonces, ¿los perros pueden comer fresas?

La respuesta corta es sí. Los perros pueden comer fresas. Son deliciosos y dulces, y a la mayoría de los perros les encantarán como un regalo ocasional, especialmente en verano, cuando las fresas están en temporada. Esta es una fruta sabrosa y un regalo saludable para su perro. Las fresas son una gran fuente de potasio, vitamina C, antioxidantes y fibra. También ayudan a aumentar la inmunidad. Debes cortarlos en trozos pequeños para evitar que tu perro se atragante o aplastarlos para perros más pequeños.

Beneficios de las fresas para perros

Las fresas son una golosina deliciosa y baja en calorías para tu perro, rica en vitaminas C, B, K, fibra y antioxidantes. Otros ingredientes saludables de las fresas bajas en calorías son: potasio, yodo, ácido fólico y magnesio. Según el American Kennel Club, se ha demostrado que estas frutas jugosas ofrecen una variedad de beneficios para la salud. Éstas incluyen; Fortalecer el sistema inmunológico, mejorar la salud dental, apoyar el control de peso y ralentizar el proceso de envejecimiento. Según Healthline.com, transmite que las fresas contienen ácido málico, un limpiador dental natural que ayuda a que los dientes de su perro brillen con fuerza. Si bien no hará ningún milagro dental, algunas fresas podrían ayudar a tu perro a mantener una boca más limpia. Las fresas también son una fuente perfecta de ácidos grasos omega-3, que son útiles para mejorar la salud del pelaje y la piel de su perro.

¿Cuándo las fresas no son buenas para los perros?

Como cualquier otra cosa buena, las fresas se disfrutan mejor con moderación. Las fresas no son venenosas ni tóxicas para los perros, pero contienen azúcar, y comer demasiada puede causar malestar estomacal. Por lo tanto, debe alimentar a su perro con fresas con moderación y consultar a su nutricionista o veterinario sobre el tamaño de la porción correcta para su perro. Si tiene un jardín de fresas, controle siempre el acceso de su perro al jardín para asegurarse de que no coma en exceso. Incluso si usa herbicidas o pesticidas, no permita que sus perros coman estas frutas. Las fresas procesadas o enlatadas y los productos o dulces que contienen fresas artificiales no son saludables para los perros. Suelen contener jarabe, exceso de azúcar, edulcorantes, conservantes, químicos y xilitol o chocolate que son tóxicos para tu perro. Si su perro come estos alimentos, es posible que deba llevarlos a una visita veterinaria de emergencia. Como con la mayoría de los alimentos, es probable que su perro desarrolle una reacción alérgica a las fresas. Según Dogtime.com, esto rara vez puede provocar anafilaxia, una condición que puede ser fatal para su perro. Si nota signos de una reacción alérgica en su perro, como tos, hinchazón, dificultad para respirar, urticaria o estornudos, debe dejar de darle fresas a su perro y buscar atención médica de inmediato. Si tu perro ya tiene sobrepeso o tiene condiciones médicas como problemas digestivos o diabetes, debes considerar no darle frutas como las fresas, ya que podrían empeorar su salud.

¿Cómo debes introducir las fresas a tu perro?

Es posible que algunos perros no sepan qué hacer con la textura de las nuevas fresas. Por lo tanto, puede comenzar a alimentarlos con fresas en forma de golosinas congeladas. Los veterinarios recomiendan que sin importar lo que les sirvas, comiences lentamente al principio para ver si les gusta. Dale de comer una sola fresa y observa su reacción. Esto también significa que si le están causando problemas a tu perro, lo notarás de inmediato. Póngase en contacto con su veterinario para problemas digestivos, malestar estomacal y rascado severo. Esta es una indicación de que las fresas no son adecuadas para su perro.

¿Cuál es la forma correcta de alimentar a tu perro con fresas?

Como se mencionó anteriormente, siempre es recomendable consultar a su veterinario antes de darle a su perro cualquier alimento para humanos. Algunos perros tienen problemas médicos que pueden empeorar después de comer fresas. Además, siempre debes consultar con tu nutricionista o veterinario sobre el tamaño de las porciones adecuadas para tu perro. Si el veterinario le permite alimentar a su perro con fresas, asegúrese de darle bayas orgánicas, frescas y limpias que no contengan herbicidas, pesticidas ni conservantes. Si bien estos conservantes ayudan a preservar el color rojo y el sabor dulce y maduro de la fresa, los azúcares agregados no son saludables para su perro. Los conservantes y los azúcares pueden afectar el comportamiento de su perro como: Por ejemplo, ser hiperactivo aumenta el riesgo de problemas de peso como diabetes y obesidad con el tiempo. Al igual que con los humanos, demasiada azúcar también puede dañar los dientes de su perro y provocar caries.

Las fresas son frutas relativamente pequeñas y blandas; Por lo tanto, el riesgo de asfixia de tu perro es mínimo. Sin embargo, sería mejor si los corta en pedazos más pequeños o los aplasta para una máxima seguridad, especialmente para los cachorros más pequeños. Puede mezclar fresas en la comida de su perro para obtener una golosina única o una golosina durante el entrenamiento, o incluso congelarlas para que sirvan como un refrigerio refrescante de verano para su perro. También puede hacer puré o mezclarlos con otras frutas saludables para hacer una buena ensalada de frutas o un batido para su perro. Recuerde siempre consultar con su veterinario antes de darle a su perro cualquier alimento humano suplementario.

Otras golosinas afrutadas para tu perro

Los veterinarios recomiendan que una golosina solo represente alrededor del 10 por ciento de la dieta de su perro. Además de las fresas, existen otros tipos de frutas que son saludables y seguras para tu perro. Éstas incluyen:

  • arándanos
  • Plátanos Congelados
  • Melón cantalupo
  • Mango pelado (quitar el hueso)
  • Manzanas (quitar el corazón y las semillas)
  • sandía (quitar las semillas)

línea de fondo

Eso es; Tu perro puede comer fresas. Mientras que algunas frutas de verano como las cerezas o las uvas son desagradables, las fresas son frutas seguras para tu mascota, siempre y cuando las limpies adecuadamente y las sirvas en trozos pequeños para evitar que se atragante o le produzcan molestias intestinales. Pero como cualquier otra delicia, asegúrate de alimentarlos con moderación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *