Compartir

La realidad virtual debería sacarnos de nuestro salón para descubrir mundos alternativos. Pero, ¿qué pasa si los usamos para amplificar otras experiencias sobre una base física más emocionante?

La potencial promesa de la realidad virtual era y es ponernos en una realidad a la que no podemos llegar físicamente, es decir, recorrer muchos kilómetros, e incluso en escenarios imaginarios que no se corresponden con lo “real”. Sin entrar en cuestiones filosóficas, la realidad virtual, a diferencia de la realidad aumentada, nos ayuda a cambiar nuestro mundo a través de otro. Pero, ¿y si pudiéramos usar lo que nos dio el nuestro para mejorar uno virtual? Lo que sería una realidad mixta muy vitaminada.

Es lo que están sugiriendo VRSlide, una atracción que desarrolla el concepto que ya conocíamos en las montañas rusas, Lleva la realidad virtual a un parque acuático. Tras esperar una cola, al usuario se le entregan unas gafas de realidad virtual para que al caer, en lugar de ver el clásico recorrido abierto o cerrado, se sumerja en una aventura gráfica que potencia la experiencia de las curvas del recorrido. De esta manera, en lugar de ver venir una curva, puedes jugar, por ejemplo, con obstáculos virtuales o portales 3D en los que puedes sumergirte si crees que podrías caer.

Como casco de realidad virtual móvil, funciona con un Galaxy S8 como el Samsung Gear VR. Sin embargo, no es tan fácil ponerse un casco de este tipo y trabajar porque estos dispositivos carecen de muchos sensores y una cámara para capturar con precisión la posición. Entonces, para lograr una sincronicidad completa entre el movimiento del usuario y su posición en el circuito, implementa rastreo o seguimiento con ultrasonido para identificar la posición de cada persona. De esta forma no estamos hablando de un video que se reproduzca por igual para todos. Si el usuario se atasca, la animación también se detendrá..

El Galaxy S8 también es excelente por su resistencia al agua, que es esencial en un ambiente tan húmedo y que puede resultar en un gran robo en muchas ocasiones. El casco de realidad virtual también lo es, así que hablemos brevemente sobre la doble amplificación 35 segundos dura la atracción desde el inicio del participante hasta la consecución de la meta.

Incluso si Los gráficos recuerdan a dos generaciones de consolas. y se observa que es necesario invertir en experiencias más inmersivas, porque de eso se trata la realidad virtual. Las posibilidades de la realidad virtual en montañas rusas y parques son infinitas. Nunca ha sido más fácil sumergirse en un universo desconocido y apasionante.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here