Compartir

Los científicos de la Universidad Autónoma de Barcelona producen energía renovable a partir de una fuente asombrosa: las aguas residuales. Lo lograron gracias a pequeñas bacterias.

El progreso económico y la sostenibilidad ecológica requieren la búsqueda de alternativas a los combustibles fósiles. Con fuentes de energía renovable Lograremos no solo reducir las emisiones de dióxido de carbono y los efectos del cambio climático, sino también garantizar el desarrollo.

A la lista de fuentes alternativas y sorprendentes de biocombustibles, hay que sumar ahora los resultados de un estudio de la Universitat Autònoma de Barcelona. Y si hemos logrado producir bioetanol a partir de residuos de café o tequila, ¿por qué no aprovechar las ventajas? aguas residuales?

Esa fue la maravillosa idea de los científicos que se especializan en el campo de la bioelectroquímica: agua contaminada por residuos municipales e industriales. Si pudiéramos desinfectar y purificar estas fuentes, tal vez podrían usarse para producir electricidad e hidrógeno de manera eficiente.

La Organización Mundial de la Salud declara que las aguas residuales pueden reutilizarse siempre que hayan sido tratadas adecuadamente para su descontaminación. Su uso incontrolado en la agricultura ha creado graves problemas de salud pública.

Por tanto, el primer objetivo de los investigadores de la UAB era encontrar una tecnología adecuada para depurar las aguas residuales. Su estudio los llevó a utilizar un tipo de microorganismo muy especial que bacterias exoelectrogénicascapaz de oxidar material orgánico mientras genera energía eléctrica, lo que permite la producción de hidrógeno, que se considera una excelente fuente de energía renovable.

Estos pequeños escarabajos se agrupan en las llamadas celdas de electrólisis microbiana. Ya se conocía su potencial, pero la investigación de la UAB ya lo ha hecho aumentar la eficiencia energética del proceso. Sus resultados, publicados en la revista Water Research, muestran que la tecnología podría implementarse a escala industrial en el mediano plazo.

Además de utilizar aguas residuales reales, los científicos pudieron limpiar el agua y utilizar gran parte de la energía que contenía. Los resultados muestran que Producción de hidrógeno fue de 0,94 metros cúbicos por metro cúbico de reactor y día y logró una recuperación de electrones en el cátodo del 91%.

En definitiva, el uso de aguas residuales para generar energía renovable podría pasar de una utopía a una realidad. Las conclusiones publicadas por los investigadores de la UAB son más que prometedoras y refuerzan la idea de que los residuos y residuos se pueden reutilizar para el bien de la sociedad.

Imágenes Nigel Wylie (Wikimedia), Trey Ratcliff (Flickr), Departamento de Energía de EE. UU.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here